Único homenaje digno a José Martí este 28 de enero

José Julián Martí Pérez, el Apóstol de la independencia cubana y profundo latinoamericanista, dio continuidad a los ideales de emancipación de Simón Bolívar con su oposición y denuncia del naciente imperialismo yanqui, que desde finales del siglo XIX comenzaba a cumplir con la profecía del gran venezolano de que “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria en nombre de la libertad”.

Este 28 de enero se cumple el aniversario 167 del natalicio de Martí, quien en fecha tan temprana como 1889 alertó a su colaborador Gonzalo de Quesada sobre la intromisión norteamericana y le escribió: “Sobre nuestra tierra, Gonzalo, hay otro plan más tenebroso que lo que hasta ahora conocemos, y es el inicuo de forzar a la Isla, de precipitarla a la guerra, para tener pretexto de intervenir en ella, y con el crédito de mediador y de garantizador, quedarse con ella”(…).

Los ideólogos del imperio y sus intelectuales afines persisten en los intentos por tergiversar las doctrinas del Héroe Nacional, e inclusive aportan especulaciones que ponen en duda la racionalidad de su legado, al que se le adjudica que la república concebida por él fue una invención o arrebato que no se correspondía con la capacidad y desarrollo político del pueblo cubano de la época.

Así, un académico de origen cubano heredero actual de esa vil proyección, expuso hace algunos años en uno de sus textos “(…) Martí está sentado en un trono rodeado por esa neblina que cubre los altares. Para los cubanos, olvidarlo es, pues, una vía de liberación o, por lo menos, un aligeramiento”.


Las actuales campañas mediáticas enemigas en las redes sociales siguen la lógica de ese llamado a la “liberación” y “aligeramiento”, que lo mismo pueden servir para justificar en algunos el irrespeto a Martí y los símbolos patrios bajo el presunto derecho a la libre creación artística, o estimular el mercado de delincuentes y mercenarios pagados con fondos del gobierno estadounidense, que profanan monumentos del Apóstol o emprenden acciones terroristas contra nuestro pueblo.

La repulsa a esa afrenta y a sus promotores de dentro y fuera del país constituye el único homenaje digno que todo cubano patriota puede ofrecerle a José Martí este 28 de enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayuda

WordPress theme: Kippis 1.15