Fidel, el nombre que corre de boca en boca por estos días en que el mundo grita por solidaridad

En los últimos días en que el mundo contiene el aliento y no es posible predecir las consecuencias de la pandemia en que vivimos, nuestra isla se vuelve noticia y se coloca en el panorama internacional como la pequeña nación de corazón grande. Cuba ha sido la causante de algunas de las noticias más alentadoras en los tiempos que estamos viviendo:
El trasbordo el 18 de marzo de los pasajeros del crucero británico MS Braemar, quienes, desde el 8 de marzo, estaban confinados con cinco casos positivos a la COVID-19, mientras otros países les negaban ayuda.
La selección por las autoridades sanitarias chinas del interferón cubano alfa 2B (IFRrec), entre otros 30 medicamentos para combatir la COVID-19.
La llegada de delegaciones médicas cubanas a Venezuela y Nicaragua para apoyar la estrategia de contención de la COVID-19.
La presencia en el corazón de la golpeada Lombardía italiana de una brigada de 52 médicos y enfermeros cubanos trabajando en condiciones de campaña.
La solicitud de países en América Latina y el Caribe, Europa, África y Asia de contar con personal cubano especializado en el enfrentamiento a enfermedades transmisivas. Y mientras estas noticias salen a la luz, un nombre corre de boca y en boca y se posiciona en muchísimos de los miles de comentarios que Cubadebate recibe diariamente: Fidel.
El hombre que dijo: “Médicos y no bombas”, el líder que vaticinó que este sería un país de hombres de ciencia y que conminó a los científicos cubanos, allá por los años ochenta, a hacer el interferón, el medicamento cuyo potencial ayudó a tratar la COVID-19 en China.
Cuba obtuvo el pasado año 514 resultados científicos significativos, muchos en el campo de la salud humana. Funcionan en el país 33 programas nacionales de ciencia, tecnología e innovación, en los que laboran casi 90 000 personas, de ellas 7 000 investigadores.
A pesar de la carencia de combustible y limitaciones financieras, una de las más visibles expresiones de las genocidas medidas de bloqueo contra el país, el pasado año la economía cubana planificó un 23% de más financiamiento para la ciencia con respecto al 2018.
Existen en el país 222 entidades de ciencia, tecnología e innovación y 54 universidades. En la entidad productora del interferón, BioCubaFarma, laboran 20 000 trabajadores en 34 empresas de alta tecnología. Todo eso y más, es el sustento de las noticias que corren por el mundo sobre los medicamentos cubanos que ayudan a combatir la COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayuda

WordPress theme: Kippis 1.15