#SomosContinuidad

Cuando los jóvenes del Directorio Revolucionario decidieron tomar la historia por sus manos y asaltar el Palacio Presidencial —hoy Museo de la Revolución—, aquel heroico día de 1957, intentaron cambiar el curso del país al que amaban y por el cual se sentían responsables. Firmemente convencidos de la justeza de su causa, actuaron sin otra motivación que el bien mayor, para arrancar de raíz los males que afectaban la república. Al frente tenían un líder indiscutible, uno de esos hombres capaces de mover pueblos: José Antonio Echevarría. #TenemosMemoria #SomosCuba #SomosContinuidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayuda

WordPress theme: Kippis 1.15