#SomosContinuidad

Yo me siento feliz de vivir en uno de los países más tranquilos del mundo, donde un padre puede darse el lujo de mandar a su hijo solo a la escuela, sin temor a que lo asalten, lo rapten o cosas peores. Uno los ve aquí, mochila al hombro y pañoleta al cuello, ir alegres a la escuela. Agradecer lo que se tiene, sin dejar de trabajar duro por lo que no, es esencial también este 13 de marzo. Ya no estamos en 1957, las cosas no se resuelven a tiros. Ya no es una batalla directa. Entonces, hoy, nuestro asalto es en las escuelas, porque hay que saber, y en las fábricas, campos y empresas, porque hay que producir, y en las redes sociales, porque nadie puede venir a mentirme, y dondequiera que haya un problema, porque a veces no hay que ir tan lejos para encontrar la solución. La batalla es contra ese viejo enemigo, pero también contra la apatía, las trabas y las viejas mentalidades que lastran el correcto funcionamiento de las cosas. A fin de cuentas, a este país no le falta gente inteligente y trabajadora, y le sobran ganas de avanzar, oportunidades, y mucho de lo que le sobró aquel día a José Antonio Echeverría. #TenemosMemoria #SomosCuba #SomosContinuidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ayuda

WordPress theme: Kippis 1.15